¿Cuál es el objetivo de la última adquisición de IBM?

A menudo las crisis son la oportunidad ideal para las empresas de tecnología. Así lo demostró la crisis financiera del 2008. El sector tecnológico fue el único que no sólo se mantuvo sino que creció. Incluso surgieron nuevas compañías.

En condiciones especiales, como las de ahora, las compañías tienen que competir más. Con menos personal y menores presupuestos, y la única manera de mantener su rendimiento es ganando productividad. En ese punto uno de los factores decisivos es la tecnología.

Sin embargo, la tecnología actual, o al menos la más demandada, ya no representa un valor diferencial para las grandes empresas, en la medida que la tecnología es sólo una herramienta, y para ganar productividad resulta imprescindible el recurso humano, el management tecnológico, la capacidad de diseñar una estrategia en cuya ejecución ayude la tecnología.

En ese punto surge el gran desafío, puesto que el factor humano, esas capacidades gerenciales imprescindibles, no siempre se desarrollan a la velocidad de los cambios y requerimientos.

Una forma de respuesta a esa exigencia es la inteligencia artificial (IA). Si a la automatización se añade la IA el tiempo entre necesidad y respuesta se reduce notoriamente. Esas necesidades pueden ser tanto los procesos tecnológicos como los procesos del negocio y hasta identificación de oportunidades para nuevos productos.

El tiempo de capacitación a un CEO o personal encargado de las ventas podría ser más costoso, más lento y menos eficiente que un sistema de IA.

Es por ello que, las empresas de tecnología como IBM, ya no apuestan por generar ellos mismos todas sus soluciones tecnológicas sino adquieren empresas ya constituidas y especializadas en esas soluciones, como lo muestra la adquisición de la brasileña WDG Automation, empresa dedicada entre otras cosas, a chabots, un nivel de IA.

Según la nota de prensa de la compañía, “las empresas pueden reproyectar, optimizar y estandarizar de manera eficiente las operaciones, eliminando los procesos de negocios y las operaciones de TI que son redundantes o innecesarias”.